Consejos para evitar la “glicación” en la piel

Cómo saber escoger el tratamiento más idóneo antes de tomar el sol

Rocío Bosque, directora del Centro de Estética Avanzada RB, te da las claves para conseguirlo

Rocío Bosque, directora del Centro de Estética Avanzada que lleva su nombre, nos recuerda que el sol es beneficioso para nuestra salud: es síntesis de la vitamina D, indispensable para la fijación del calcio sobre los huesos y el responsable de proporcionarnos una producción de melatonina, la hormona que influye sobre nuestro estado de ánimo y el responsable de darnos un bonito color dorado sin que la piel se resienta. Por ello el tomar el sol, siempre y cuando se tomen las medidas adecuadas, es muy beneficioso para nuestra salud. Nuestra epidermis actúa como protección por ello es fundamental tenerla en buen estado para que nuestro bronceado sea uniforme, de calidad y además duradero.

¿Qué pasos hay que seguir para conseguir un bronceado uniforme, de calidad y duradero?

Para ayudar a nuestra piel a conseguir este objetivo, Rocío Bosque recomienda un tratamiento en cabina, en sinergia con uno de nutricosmética y además la selección de una línea de productos que cosmética que aplicaremos en la comodidad del hogar.

El tratamiento en cabina: Cuatro semanas antes de la exposición al sol se realizará en cabina un tratamiento exfoliante. Antes de la primeras exposiciones solares es fundamental eliminar las células muertas, afinar la epidermis y mejorar la textura de la piel dejándola suave y aterciopelada.

Nutricosmética: Un mes antes de la primera exposición solar tomaremos 1 cápsula de Betacaroteno.

La suplementación con Betacaroteno ayuda a la protección contra las quemaduras y los daños producidos por UV, además de tratar los problemas asociados a la pigmentación. Rocío Bosque aconseja este tipo de nutricosmética porque ha observado que es muy eficaz reparado tejidos.

Los beneficios además son: Disminuye la sensibilidad frente al sol, protege contra las radiaciones UV, favorece la producción de melanina para un bronceado duradero y uniforme, actúa como protector de la piel frente a las agresiones medioambientales, retrasa el envejecimiento, estimula el sistema inmunológico, protege las mucosas, y tiene UN GRAN PODER ANTIOXIDANTE

Rocío Bosque recomienda la firma Aether por su origen natural, sin efectos secundarios y se recomienda a partir de los 30 años

Cosmética que aplicaremos en la comodidad del hogar: Comenzaremos aplicarlos un mes antes. Estos productos aumentan la autodefensa natural de la piel frente al sol, se refuerza para que este mejor preparada y protegida. Activan la síntesis de melanina sin permitir que los rayos UV la dañen. Previene la aparición de manchas y ralentiza el envejecimiento cutáneo.

Para el cuidado corporal aplicamos un spray después de la ducha garantizando un bronceado más rápido, de calidad, uniforme y duradero.

En el rostro aplicaremos una crema facial día y noche, después del ritual de higiene facial. Quince días antes de la exposición solar Sray Bronzant en el cuerpo.

Proteger nuestra piel frente al sol
La piel tiene su propio sistema natural de protección pero éste no es suficiente cuando las exposiciones son intensas por ello la necesidad de protección externa con el fin de limitar los daños cutáneos.

Por ello debemos aplicar un protector cuando estamos directamente expuestos al sol.

Para saber cuál es el producto adecuado debemos tener en cuenta varios factores:

¿Cómo responde tu piel frente al sol? con manchas, intolerancias, embarazo, etc.
¿Qué horario elijo para mi exposición?
¿Cuantas horas estoy expuesta?
¿Dónde y en qué mes estaré tomando el sol?

De ahí la importancia de ponerse en manos de expertos para ayudar a elegir el producto adecuado.

Recuerda la mejor protección es la conciencia de cada uno.

Si rotundo debemos cuidar nuestra piel frente al sol tanto la cara como el cuerpo.

El objetivo es el mismo Preparar – Proteger -Reparar pero los cuidados son diferentes a excepción de la nutricosmética que evidentemente al ser ingerida va a torrente sanguíneo y se distribuye de forma natural por todo nuestro cuerpo.

Como por ejemplo la cara puede tener tendencia a la mancha por lo que hay productos que activan la melanina y no se deben aplicar.

La necesidad de no solo proteger la piel ante el sol sino repararla
Hoy en día tenemos muy asumido que debemos proteger la piel frente al sol sin embargo no esta tan claro que es fundamental repararla.

Como bien sabemos el sol es un radical y su exceso provoca un envejecimiento acelerado, (actínico) irreversible. Las fibras de colágeno y elastina se vuelven rígidas y la piel pierde su elasticidad con las consiguientes arrugas, daños en el ADN, reacciones inflamatorias etc. dando como resultado: Imperfecciones cutáneas, el tono y el aspecto de loa piel cambia, la luminosidad desaparece y la piel se sensibiliza.

Por ello es fundamental aplicar productos que contengan principios activos que ayuden a reparar los daños.

En cabina realizar tratamientos destinados a regenerar, reparar y proteger la piel.

Evitemos la glicación en la piel
¿Qué es la glicación en la piel? La glaciación no es más que una reacción química que nos envejece. Es una reacción enzimática que genera la fijación de azúcares sobre la proteína intra, extracelulares y que hace que las fibras de colágeno y elastina se vuelvan rígidas y por lo tanto la piel pierda su elasticidad, propiciando la aparición de arrugas y la alteraciones a nivel del ADN celular de la epidermis, la dilatación de los vasos sanguíneos, una reacción inflamatoria y por lo tanto las células dañadas que mueren rápidamente y son eliminadas por descamación. La glicacion se debe sobre todo al mal comer.

Para evitar este fenómeno y sus indeseables efectos, apuesta más por las cocciones al vapor o lentas y a fuego bajo. Olvídate de las parrilladas, las cocciones a partir de 180 grados y las salsas preparadas llenas de grasa. Aprovecha los meses de verano para consumir alimentos crudos y llevar una nutrición mucho más sana.